What’s new in Pediatric Imaging (Spanish) – September 2020

2 meses ago

 

RADIOLOGÍA DE ABDOMEN

 

Evaluando los cambios en la precisión diagnóstica del ultrasonido para apendicitis: ¿la práctica hace al maestro?

Austin-Page LR, Pham PK, and Elkhunovich M. Evaluating changes in diagnostic accuracy of ultrasound for appendicitis: does practice make perfect? Article in Press.

J Emerg Med 2020; 1–10

https://doi.org/10.1016/j.jemermed.2020.06.001.

Pregunta(s): ¿Cuáles son los cambios en la precisión diagnóstica del ultrasonido (US) para apendicitis a lo largo del tiempo luego de adoptar un protocolo en el cual el US se realiza de primero?  

Diseño: revisión retrospectiva desde el 2009 hasta el 2014.

Escenario: centro único, urbano, hospital infantil independiente con un servicio de urgencias con un volumen de atención de más de 700.000 pacientes por año; Hospital Infantil Rady/Universidad de California-San Diego.   

Participantes: se incluyeron y revisaron 1.058 estudios de US.

Intervención: la realización del US como la modalidad de imagen inicial en niños que acuden al servicio de urgencias por dolor abdominal.

Desenlaces: los desenlaces primarios fueron las tasas de precisión del US a lo largo del tiempo con base en un reporte conclusivo (apéndice normal plenamente visualizado o apéndice inequívoco) o un reporte equívoco (apéndice no visualizado o parcialmente visualizado sin mención de apendicitis en el reporte). Las tasas de precisión también fueron analizadas en relación al sexo del paciente, el índice de masa corporal (IMC) y la experiencia del sonografista. Los desenlaces secundarios fueron la sensibilidad y la especificidad del ultrasonido para apendicitis.

Resultados principales: a lo largo de 5 años, la precisión diagnóstica del US para apendicitis mejoró significativamente desde un 13,9% a 31,5% (P=0,001) con una precisión promedio del 24,5%. La sensibilidad promedio y la especificidad fueron del 80,7% y 77,6%, respectivamente. Los niños de sexo masculino estuvieron asociados significativamente a reportes conclusivos (P<0,001), y los IMC más altos se asociaron significativamente con reportes inequívocos (P<0,001). La experiencia del sonografista no estuvo asociada con reportes conclusivos (P=0,22).

Comentario: El ultrasonido se considera la modalidad de imagen de primera línea para la evaluación de apendicitis en niños en muchas instituciones; sin embargo, muchas instituciones aún dependen de la TC como la modalidad de imagen inicial. Este estudio muestra que la precisión diagnóstica del US mejora con el tiempo, lo cual podría incentivar más instituciones a adoptarlo como la modalidad de imagen inicial. Desafortunadamente, este estudio clasifica los apéndices no visualizados o parcialmente visualizados como equívocos. La mayoría de los estudios definen un apéndice no visualizado como normal. Esta diferencia en la categorización mejora significativamente la precisión del ultrasonido reportada para el diagnóstico de apendicitis.

 

Tamaño de los ganglios linfáticos abdominales en niños por tomografía computarizada

Spijkers S, Staats J.M., Littooij A.S. et al. Abdominal lymph node size in children at computed tomography.

Pediatr Radiol 2020; 50, 1263–1270.

https://doi.org/10.1007/s00247-020-04715-z.

Pregunta(s): ¿Cuál es el tamaño normal de los ganglios linfáticos abdominales en niños por tomografía computarizada (TC)?

Diseño: estudio retrospectivo desde el 2012 hasta el 2014.

Escenario: Centro único (Centro Médico Universitario de Utrecht/Hospital Infantil de Wilhelmina, Utrecht, Países Bajos).    

Participantes: 152 niños saludables de 1-17 años de edad en quienes se realizaron TC con contraste luego de trauma de alta energía.

Desenlaces: medidas de ganglios linfáticos por edad y estación ganglionar incluyendo tamaño máximo, valores medios, y límites superiores del rango de referencia normal. Se utilizaron los criterios RECIST para adultos como referencia.

Resultados principales: por cada uno de los 152 pacientes, se midieron al menos 3 estaciones ganglionares en los planos axial y coronal para un total de 647 ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos más comúnmente identificados fueron inguinales (100%), mesentéricos (99%), e ilíacos (98%). Los límites superiores (determinados por bootstrapping estadístico) del eje axial corto de todas las estaciones ganglionares fueron similares a las guías actuales para adultos (>10 mm) y tuvieron un rango de entre 6,4-10 mm. El eje coronal corto superó el intervalo de referencia para estacionales inguinales (12,4 mm) y estaciones mesentéricas (11,2 mm). Utilizando los criterios RECIST para adultos, el 19% de los niños habrían tenido uno o más ganglios linfáticos aumentados de tamaño (predominantemente inguinales). Hubo correlaciones estadísticamente significativas positivas entre la edad y el tamaño de los ganglios linfáticos para todas las estaciones ganglionares (0,21-0,5, P<0,05).

Comentario: este estudio provee datos normativos para el tamaño de los ganglios linfáticos abdominales y pélvicos en niños. El autor provee valores para las medidas de los ejes axiales y coronales tanto cortos como largos. Generalmente, el eje coronal largo tiene el intervalo de confianza más ancho y no es aplicable a los criterios RECIST. Por ende, los rangos de eje corto axial representan una mejor opción de referencia.

 

Distinguiendo de manera precisa la intususcepción ileocólica pediátrica de la intususcepción intestinal delgada utilizando ultrasonido

Zhang M, Zhou X, Hu Q, et al. Accurately distinguishing pediatric ileocolic intussusception from small-bowel intussusception using ultrasonography.

J Pediatr Surg 2020.

https://doi.org/10.1016/j.jpedsurg.2020.06.014.

Pregunta(s): ¿Puede el ultrasonido diferenciar entre la intususcepción ileocólica y la intususcepción intestinal delgada?

Diseño: estudio retrospectivo desde el 2018 hasta el 2020.

Escenario: Centro único (Hospital Central de Changsha, Hunan, China).   

Participantes: 183 pacientes con intususcepción, 123 casos de intususcepción intestinal delgada y 60 casos de intususcepción ileocólica.

Desenlaces: comparación de medidas por ultrasonido incluyendo diámetro de la lesión, grosor del centro graso, grosor de la pared externa, longitud de la intususcepción, presencia de ganglios linfáticos o un punto guía y el aspecto de la región ileocecal.  

Resultados principales: para la intususcepción ileocólica, el diámetro medio fue de 28,9 mm, el grosor de centro graso fue de 11,4 mm, el grosor de la pared externa fue de 6,5 mm, la longitud de la lesión fue de 53,4 mm, y 56/60 tuvieron ganglios linfáticos visibles. No hubo casos con una región ileocecal de aspecto normal y sólo 5/60 (8%) tuvieron un colon ascendente de aspecto normal. Para la intususcepción intestinal delgada, el diámetro medio fue de 25,8 mm, el grosor del centro graso fue de 2,5 mm, el grosor de la pared externa de 3,8 m, la longitud de la lesión fue de 27,6 mm y solo 1 caso tuvo ganglios linfáticos visibles. 104/123 casos (83%) tuvieron una región ileocecal de aspecto normal y 120/123 casos (98%) tuvieron un colon ascendente normal. Estas diferencias fueron estadísticamente significativas con un P>0,001.

Comentario: la intususcepción ileocólica e intestinal delgada son los tipos más comunes de intususcepción en niños, pero su tratamiento es diferente. La intususcepción ileocólica puede conducir a isquemia, necrosis y perforación,  por lo cual ésta debe ser reducida rápidamente. La mayoría de las intususcepciones intestinales delgadas son transitorias y pueden ser manejadas de forma conservadora. Este artículo muestra que el ultrasonido puede distinguir entre la intususcepción intestinal delgada y la intususcepción ileocólica con base en los parámetros examinados. Un aspecto ultrasonográfico normal de la región ileocecal y del colon ascendente puede ser el mejor hallazgo para diferenciar entre la intususcepción intestinal delgada y la intususcepción ileocólica.

 

RADIOLOGÍA DE TÓRAX

 

Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en niños: una revisión sistemática de hallazgos imagenológicos.

Shelmerdine SC, Lovrenski J, Caro-Dominguez P et al. Coronavirus disease 2019 (COVID-19) in children: a systematic review of imaging findings. Published online: 18 June 2020.

Pediatr Radiol.

https://doi.org/10.1007/s00247-020-04726-w.

Pregunta(s): ¿Cuáles son los hallazgos imagenológicos en los casos pediátricos de COVID-19?

Diseño: Revisión sistemática de 4 bases de datos (Medline, Embase, Cochrane, Google Scholar) durante 5 años.

Escenario: China, Corea del Sur e Irán. 

Artículos: se incluyeron 22 artículos (hallazgos imagenológicos torácicos en 431 niños).

Intervención: imágenes torácicas (TC de tórax con y sin contraste endovenoso, radiografías de tórax).

Desenlaces: hallazgos imagenológicos iniciales, hallazgos en imágenes de seguimiento (3-15 días después).

Resultados principales: el 34% de los pacientes que fueron sometidos a TC de tórax tuvieron imágenes normales inicialmente. Las anomalías fueron vistas más comúnmente en los lóbulos inferiores y unilateralmente. El patrón imagenológico más frecuente fueron las opacidades en vidrio esmerilado (62,4%). Los derrames pleurales fueron infrecuentes y en ningún caso se observaron linfadenopatías. En las imágenes de seguimiento, el 29% mostraron mejoría, el 25% permanecieron normales y el 9% mostraron progresión.

Comentario: Este es un estudio muy oportuno que ilustra los hallazgos imagenológicos torácicos más comunes encontrados en pacientes pediátricos con COVID-19. Los autores reconocen varias limitaciones, incluyendo brechas en la evaluación de los niños inmunocomprometidos así como el hecho de que el cohorte fue principalmente de China. Aunque el COVID-19 se conoce desde hace mucho menos de 5 años, los autores realizaron una búsqueda de la literatura de los últimos 5 años, presumiblemente con el propósito de presentar una revisión completa. Su diligencia también se percibe con 2 búsquedas de la literatura adicionales luego de la búsqueda inicial y la inclusión de literatura gris. Este manuscrito no aborda los hallazgos imagenológicos extratorácicos del COVID-19.

 

Lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo en la población pediátrica: hallazgos imagenológicos en la presentación inicial y el seguimiento a corto plazo.

Wang KY, Jadhav SP, Yenduri NJS et al. E-cigarette or vaping product use-associated lung injury in the pediatric population: imaging features at presentation and short-term follow-up.

Pediatr Radiol 2020; 50, 1231–1239.

https://doi.org/10.1007/s00247-020-04698-x.

Pregunta(s): ¿Cuáles son los hallazgos imagenológicos más comunes en la lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo (EVALI por sus siglas en inglés) en tomografía computarizada (TC)?

Diseño: revisión retrospectiva.  

Escenario: centro único (Baylor College of Medicine/Hospital Infantil de Texas, Houston, TX).  

Participantes: 11 adolescentes con EVALI confirmada o probable.  

Desenlaces: radiografías de tórax normales o anormales; hallazgos tomográficos, específicamente, se observó respeto broncovascular, subpleural, lobular, opacidades dependientes de un gradiente gravitacional, consolidación, opacidades en vidrio esmerilado, nódulos, engrosamiento septal interlobulillar, patrón en empedrado, quistes, distorsión de la arquitectura o patrón en panal de abejas, engrosamiento de las paredes bronquiales, bronquiectasias, derrames pleurales, neumotórax, derrame pericárdico, neumomediastino y linfadenopatía hiliar o mediastinal. Se realizó un acuerdo interobservador.

Resultados principales: la edad media de presentación fue de 15,7 años. Hubo 9 niños y 2 niñas. Todos los pacientes tuvieron fiebre y náuseas y/o emesis. La disnea fue el único síntoma en 5/11 de los casos y la tos en 6/11 de los casos. A todos los pacientes se les realizaron radiografías de tórax en el momento de la presentación inicial, 10/11 de las cuales fueron normales. Se obtuvo una TC de tórax en 9 casos, de los cuales todos fueron anormales. Los hallazgos tomográficos más frecuentes fueron opacidades en vidrio esmerilado (9/9), engrosamiento interlobulillar (8/9), se observó un respeto subpleural (8/9), patrón en empedrado (8/9), linfadenopatía (7/9) y consolidaciones (6/9). Se percibió una resolución completa o casi completa de los hallazgos imagenológicos en 5/6 casos en las imágenes de seguimiento a corto plazo (media de 114 días).

Comentario: los casos reportados de EVALI tuvieron un pico en el 2019 con 2.807 casos y 68 muertes reportadas para febrero del 2020. Este estudio reporta que los hallazgos tomográficos de EVALI en adolescentes incluyen opacidades en vidrio esmerilado, engrosamiento septal interlobulillar y patrón en empedrado con respeto subpleural y linfadenopatía. Debido a que estos hallazgos no encajan con ningún patrón específico de lesión pulmonar, un antecedente de uso reciente de dispositivos de vapeo o la ausencia de otra explicación para la presencia de los hallazgos imagenológicos es clave para establecer el diagnóstico. Notablemente, la fiebre y los síntomas gastrointestinales fueron más comunes que los síntomas respiratorios. A pesar de que estos hallazgos son consistentes con la literatura para los hallazgos de EVALI en adultos, el pequeño tamaño de la muestra y la carencia de una correlación patológica son limitaciones.

 

RADIOLOGÍA MUSCULOESQUELÉTICA

 

Validando índices 3D en el paciente con pectus excavatum no quirúrgico.

Fuentes S, Pradillos-Serna JM, Berlioz M, et al. Validating 3D indexes in the non-surgical pectus excavatum patient. Article In Press.

J Ped Surg 2020.

https://doi.org/10.1016/j.jpedsurg.2020.06.006.

Pregunta(s): ¿Cuál es la precisión y confiabilidad de las medidas obtenidas por un scanner 3D en pacientes con pectus excavatum (PE) de diferentes grados de severidad (leve, moderado y severo)?

Diseño: estudio prospectivo de corte transversal.  

Escenario: centro único; Servicio de Cirugía Pediátrica, Complejo Asistencial Universitario de León, España.

Participantes: 28 niños (21 niños con PE y 7 niños sin PE como controles).

Intervención: la realización de imágenes 3D de superficie mediante un escáner infrarrojo portátil vs. resonancia magnética (RM) limitada (control).

Desenlaces: Índice de Haller 3D (3DHI), Índice de Corrección 3D (3DCI), HI tradicional y CI tradicional vía RM.

Resultados principales: se encontró una correlación estadísticamente significativa entre el 3DHI y el HI tradicional (0.653, P<0.05) y entre el 3DCI y el CI tradicional (0.724, P<0.01) en el grupo control. La correlación estadísticamente significativa también se observó entre el 3DHI y el HI tradicional (0.576, P<0.05) y entre el 3DCI y el CI tradicional (0.764, P<0.01) en el grupo de PE. Los valores medios del HI tradicional y el CI en RM y el 3DCI tuvieron discrepancias, dependiendo de la severidad (P<0.001). Sin embargo, las diferencias entre los valores de 3DHI no fueron estadísticamente significativas entre los grupos de severidad y los controles.

Comentario: A pesar del pequeño tamaño de la muestra, el estudio concluye que las imágenes 3D superficiales son precisas y se correlacionan bien con las imágenes axiales tradicionales, independientemente de la severidad de la deformidad secundaria al PE. La facilidad de acceso y el corto tiempo de duración de la realización del examen son algunas de las características más favorables de esta tecnología y los estudios futuros podrían estar dirigidos a estudiar la dinámica de la deformidad durante la respiración y la correlación clínica con los síntomas. La mayor desventaja del escaneo 3D de superficie en comparación con la RM es su incapacidad para evaluar la función cardiaca.

 

Características microbiológicas y radiográficas de la osteomielitis en niños y adolescentes con anemia de células falciformes

Kao CM, Yee ME, Maillis A, et al. Microbiology and radiographic features of osteomyelitis in children and adolescents with sickle cell disease.

Pediatr Blood Cancer 2020; e28517.

https://doi.org/10.1002/pbc.28517

Pregunta(s): ¿Cuál es la probabilidad diagnóstica de identificar osteomielitis en niños con anemia de células falciformes con base en hallazgos imagenológicos?

Diseño: estudio retrospectivo desde el 2010 hasta el 2019.  

Escenario: centro único (Universidad de Emory/Hospital Infantil de Atlanta, Atlanta, GA).

Participantes: 3553 pacientes con anemia de células falciformes, 20 casos de osteomielitis en total en 19 pacientes (un participante tuvo 2 episodios de osteomielitis separados por 2 años), sólo a 19 de los 20 casos se les realizaron imágenes diagnósticas.  

Desenlaces: evidencia por hallazgos imagenológicos y por cultivos que confirmaron la infección.  

Resultados principales: se realizaron 18 RM, 1 TC. La evidencia de osteomielitis por RM fue leída retrospectivamente como definitiva en 4/19 casos (21%), probable en 10/19 casos (53%), y sospechosa en 5/19 casos (26%). En los 9 casos confirmados por cultivo (hemocultivos o cultivos de muestras quirúrgicas), las RM fueron leídas como definitivas en 2 casos (22%), probables en 4 casos (44%) y sospechosas en 3 casos (33%). Otras características imagenológicas incluyeron absceso o colecciones de líquido en el 58% de los casos, miositis adyacentes o edema muscular en el 39% de los casos, derrame articular en el 63% de los casos y osteonecrosis en el 47% de los casos.

Comentario: la osteomielitis es la causa del dolor musculoesquelético en niños con anemia de células falciformes. La estadificación de la probabilidad de osteomielitis en RM en este estudio resalta las limitaciones de la RM por sí sola en el diagnóstico de osteomielitis. Sólo en el 22% de los pacientes con cultivos positivos se encontraron hallazgos por RM catalogados como definitivos para osteomielitis. Por tal motivo, hay una alta necesidad de realizar una colaboración radiológica, morfológica y clínica a la hora de tomar decisiones diagnósticas y terapéuticas.

 

Utilidad del ultrasonido para la evaluación de masas en la población pediátrica.

LeMoine B and Samet JD. Utility of ultrasound for evaluating masses in the pediatric population. Article In Press.

Adv Clin Rad 2020.

https://doi.org/10.1016/j.yacr.2020.05.001.

Pregunta(s): ¿Cuál es la precisión diagnóstica del ultrasonido (US) en la evaluación de masas de tejidos blandos musculoesqueléticos y la frecuencia de imágenes adicionales e intervenciones?

Diseño: estudio retrospectivo desde el 2007 hasta el 2011.  

Escenario: centro único; Hospital Infantil Laurie de Chicago/Universidad de Northwestern.

Participantes: 456 estudios de ultrasonido de tejidos blandos no vasculares y 505 masas (algunos pacientes tuvieron múltiples masas).  

Intervención: evaluación ultrasonográfica comparada con el diagnóstico patológico si estaba disponible. Las masas fueron consideradas benignas después de 2 años de seguimiento sin mención de malignidad y fueron consideradas indeterminadas si el paciente había tenido < 2 años de encuentros clínicos y sin análisis patológico.

Desenlaces: impresión radiológica: ausencia de masa, benigna, probablemente benigna, indeterminada, maligna; frecuencia de imágenes adicionales y tasa de intervención con base en la impresión radiológica.

Resultados principales: no se observaron masas en el 12,3% de los casos. El 41,7% de los casos fueron dictados como “benignos”, el 21,5% de los casos fueron dictados como “probablemente benignos”, el 24,1% de los casos fueron dictados como “indeterminados” y el 0,4% de los casos fueron interpretados como “malignos”. Las tasas de intervención tuvieron un rango de entre 7,1% (ausencia de masa) hasta el 100% (maligna). Se realizaron imágenes diagnósticas adicionales en un total del 9,4% de los casos, siendo la RM la más frecuente.

Comentario: los autores muestran que la mayoría de las masas de tejidos blandos musculoesqueléticos que se presentan en pacientes pediátricos son “benignas” y relativamente pocas requirieron imágenes diagnósticas adicionales. Sin embargo, es posible que masas más preocupantes puedan saltarse el US y ser estudiadas con RM como modalidad de imagen inicial. Las tasas de intervención de las masas “probablemente benignas” e “indeterminadas” fue similar (32.7% vs. 34.5%, respectivamente), pero no hubo documentación de malignidad para ninguna de las masas “probablemente benignas”. Esto sugiere que la vigilancia clínica e imagenológica podría ser más aceptable para masas “probablemente benignas” que las intervenciones quirúrgicas.

 

NEURORRADIOLOGÍA

 

Aprendizaje de máquinas automatizado para diferenciar tumores de fosa posterior pediátricos en imágenes por RM de rutina. 

Zhou H, Hu R, Tang O et al. Automatic machine learning to differentiate pediatric posterior fossa tumors on routine MR imaging.

AJNR 2020; 41: 1279–85.

http://dx.doi.org/10.3174/ajnr.A6621

Pregunta(s): ¿Puede compararse un modelo automático de aprendizaje de máquina a un modelo seleccionado por humanos o neurorradiologos expertos con respecto a la diferenciación de tumores pediátricos de fosa posterior?

Diseño: estudio retrospectivo.  

Escenario: institución única.

Participantes: 288 pacientes pediátricos con tumores de fosa posterior.

Intervención: aprendizaje de máquina automatizado a través de la Herramienta de Optimización de Canalización Basada en Árboles (TPOT), una forma de aprendizaje de máquina de fuente abierta que escoge la canalización de aprendizaje de máquina más óptima sin intervención humana, vs. los modelos generados por optimización manual estándar por un experto en aprendizaje de máquina (Puntaje Chi-Square/Modelo Linear Generalizado) vs. revisión cualitativa de imágenes por RM a cargo de un experto (2 neurorradiologos expertos).

Desenlaces: la precisión del modelo TPOT escogido por un experto en aprendizaje de máquinas y la revisión cualitativa de las imágenes por RM a cargo de expertos en clasificaciones de 3 vías (meduloblastoma vs. ependimoma vs. astrocitoma pilocítico) y la clasificación binaria (meduloblastoma vs. no-meduloblastoma, ependimoma vs. no-ependimoma, astrocitoma pilocítico vs. no-astrocitoma pilocítico).

Resultados principales: para la clasificación de 3 vías, TPOT alcanzó un área bajo la curva (ABC) de 0,91 con una precisión de 0,83, mientras que el puntaje Chi-Square/Modelo Linear Generalizado tuvo un (ABC) de 0,92 con una precisión de 0,74. TPOT logró una precisión significativamente mayor que la revisión cualitativa de las imágenes por RM a cargo de expertos (0,83 vs. 0,54, P<0,001). No se observó ninguna diferencia estadísticamente significativa entre los dos modelos de aprendizaje de máquinas (P=0,016). Para la clasificación binaria, TPOT logró un ABC de 0,94 con una precisión de 0,85 para meduloblastoma vs. no-meduloblastoma, un ABC de 0,84 con una precisión de 0,8 para ependimoma vs. no-ependimoma y un ABC de 0,94 con una precisión de 0,88 para astrocitoma pilocítico vs. no-astrocitoma pilocítico.

Comentario: un modelo de aprendizaje de máquina automatizado puede tener un desempeño semejantemente bueno al de un modelo de aprendizaje de máquina basado en optimización manual por un humano experto en aprendizaje de máquinas y mejor que el de un humano radiólogo experto. Esto no es necesariamente sorprendente, ya que el patrón de reconocimiento es una fortaleza del aprendizaje de máquinas. A pesar de estos resultados, el aprendizaje de máquinas no obvia la necesidad del referente estándar que es el diagnóstico histopatológico.   

 

CALIDAD Y SEGURIDAD

 

Patrones en el uso de imágenes diagnósticas avanzadas en los servicios de urgencias pediátricos

Marin JR, Rodean J, Hall M, et al. Trends in Use of Advanced Imaging in Pediatric Emergency Departments, 2009-2018

JAMA Pediatr. Published online August 03, 2020.

https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2020.2209.

Pregunta(s): ¿Cómo ha cambiado el uso de imágenes diagnósticas avanzadas durante los últimos 10 años a través de los servicios de urgencias pediátricos en EE.UU?

Diseño: estudio de corte transversal desde el 2009 hasta el 2018.  

Escenario: estudio multicéntrico utilizando el Sistema de Información de Salud Pediátrico, una base de datos que incluye datos de 52 hospitales infantiles de cuidado terciario en EE.UU.

Participantes: 32 servicios de urgencias, más de 26 millones de consultas a los servicios de urgencias pediátricos.

Desenlaces: cambios en el uso de la TC, la ultrasonografía, y las imágenes por RM a lo largo de 10 años. Los desenlaces secundarios incluyeron duración de la estadía en el servicio de urgencias, hospitalizaciones y tasas de reconsulta a los 3 días.  

Resultados principales: Hubo un total de 26,082,062 visitas al servicio de urgencias por cada 9,868,406 niños. Se realizaron imágenes diagnósticas avanzadas (TC, US o RM) en 1,919,283 pacientes con un incremento de 6,4% de visitas en el 2009 a 8,7% en el 2018. El uso de TC cayó por 1% (3,9% a 2,9%), pero el ultrasonido incrementó por 3,3% (2,5% a 5,8% y la RM por 0,3% (de 0,3% a 0,6%). Todos los cambios fueron estadísticamente significativos con P<0,001. En general, las hospitalizaciones y las tasas de reconsulta a los 3 días disminuyeron.

Comentario: A lo largo de los últimos 10 años, ha habido un incremento general en la realización de imágenes diagnósticas avanzadas en las consultas a los servicios de urgencias pediátricas. El uso de la TC ha disminuido mientras que el uso de modalidades de imágenes no-ionizantes como el US y la RM ha aumentado. Esto puede ser debido a campañas como Image Gently and Choose Wisely así como del uso incrementado del ultrasonido en el diagnóstico de patología abdominal. Ahora pueden utilizarse protocolos más rápidos y cortos de RM para evaluar derivaciones y cortocircuitos sin sedación. El aumento general en la utilización del US no se compara con la disminución en el uso de la TC, aumentando la posibilidad de que el US esté siendo sobreutilizado o siendo aplicado a un rango más amplio de indicaciones. Las limitaciones de este estudio incluyen la carencia de evaluación de las indicaciones y que sólo los hospitales infantiles de cuidado terciario fueron incluidos así que estos resultados podrían no ser generalizables a otros escenarios. Algunos hospitales de cuidado no-terciario podrían no tener la tecnología o sonografistas entrenados para escoger RM o US por encima de la TC.

References
  • Share